translate

miércoles, 23 de abril de 2014

Historia de un cuenco de madera (2ª Parte)

Ya vimos la primera parte de este trabajo paso a paso en el siguiente enlace:

http://restauraycrea.blogspot.com.es/2014/04/historia-de-un-cuenco-de-madera-1-parte.html

así que ahora..vamos con la segunda ;-)








Después de tapar las grietas, sigo vaciando el cuenco un poco más...





..lo dejo unos días para ver qué pasa y.....otra vez...más grietas pero ahora en la parte de los anillos...uff...
Me faltó poco para meterlo en la cocina de leña pero....decidí darle otra oportunidad ;-D

Os diré que, aparte  de unas cuantas grietas nuevas..también se salió alguna cuña para fuera un poco y esto me extrañó.Este sistema de cuñas lo hice en más ocasiones y siempre quedó muy bien.Se lo comenté a un amigo tallista y me dijo que tenía que haberlas hecho con madera de balsa ya que soporta muy bien los movimientos de la madera y que nunca se debe hacer las cuñas con la misma madera que la pieza que restauremos porque al parecer, curiosamente se repelen .Ya veis que uno nunca deja de aprender cosas.No me pasó con todas, pero sí con alguna.También me comentó que el principal problema era que la madera no estaba bien seca y que, probablemente terminaría abriéndose por completo...;-(
Aún así, ya que había empezado quería darme el gusto de intentar al menos verlo terminado aunque me durase un par de días ;-D así que , como no tenía madera de balsa a mano opté por el plan B: rellenar las grietas con cola y serrín:

Cuelo un poco de serrín y lo mezclo con cola de carpintero hasta hacer una pasta algo consistente y..más de lo mismo...limpio la grieta y la relleno con la pasta dejando algo de sobrante porque al secar encoje algo,









Como toque final, para igualar la superficie suelo  raspar las zonas restauradas con una cuchilla de ebanista o con la hoja de un cúter






Una vez que ya volví a tapar todas las grietas le dí una buena lijadita a toda la superficie.





Después de la lija le paso la cuchilla




Sobre todo para alisar esta parte de los anillos y como podéis ver, la superficie queda como el cristal





Sigo vaciando el interior.







Redondeo los bordes...





...y..de repente....otra vez..más grietas ahora por dentro..uff..




Pues nada...más pasta con serrín...otra temporadita en reposo  y después  vuelta a lijar. esta vez ya fui más drástico y usé una amoladora con un disco de lija para la parte exterior.





La amoladora es una herramienta que nos puede ayudar mucho en las tareas de bricolaje. Si estáis pensando en comprar una yo os recomendaría que tuviese un control de velocidad. Suele ser una pequeña rueda como esta de la foto y es algo importante a tener en cuenta ya que no todos los discos que le podamos acoplar deben usarse con las mismas revoluciones. Por ejemplo , para  lijar la madera, como es el caso, conviene hacerlo con una velocidad baja. Aparte de que se lijará mucho mejor evitáis que la madera se queme .




Para dejar los cuatro lados del cuenco a la misma altura lo que hice fue colocarlo encima de una base plana y amordazar una tabla de forma que quedase en ángulo recto con la base. Utilizando un soporte para el taladro lo coloqué y simplemente fui girando el cuenco






Unos cuantos retoques más...









...y..legados a este punto decidí no tocarlo más por si acaso..






















Como acabado final, quise probar una muestra de aceite de tung  que me había regalado en su día una buena amiga.
El aceite de tung hay que darlo a una temperatura ambiente de al menos 22ºC
Lo apliqué con una brocha y después de dejarlo reposar unos minutos eliminé el sobrante con un paño.

IMPORTANTE:  Los paños que se usen con el aceite de tung hay que dejarlos secar bien extendidos ya que si los dejáis arrugados pueden incendiarse solos





















Lo dejé secar pero..aqui en Galicia el ambiente es muy húmedo y tardó varios días.
El aspecto que deja en la madera me gustó mucho porque queda con un acabado mate muy rústico pero....no sé por qué me marcó muchísimo las vetas dejándolas más profundas y no es precisamente el resultado que buscaba en esta ocasión.
Después de lo de las grietas...esto ya era lo que me faltaba.. ;-D






















Bueno..no pasa nada..lo lijo para ver si puedo alisarlo y lo intento de nuevo pero esta vez diluiré el aceite con esencia de trementina o aguarrás para ver qué pasa..
Lógicamente cuando la madera tiene ceras o aceite no podemos utilizar papel de lija porque se embotaría al instante así que en estos casos hay que lijar bien con lana de acero muy fina o con estropajo de lija que, aunque lo veáis verde no es el de fregar los platos , sino uno específico para estos casos .

Con la lana de acero es conveniente usar unos buenos guantes porque se os puede clavar algún resto diminuto en los dedos y es bastante molesto...



























..pero..dejar la superficie lisa a base de lana de acero o estropajo de lija...es una tarea prácticamente imposible con lo cual, después de eliminar los restos de aceite sí podremos pasar el papel de lija sin problemas.
Os diré que después del segundo intento con el aceite, me volvió a pasar lo mismo con las vetas con lo cual..otra vez a lijarlo todo y optar por un plan B : la cera



























En ceras tampoco estoy muy puesto y le he dado esta cera de anticuario que tenía en casa.
Deja la madera con un tacto como de seda muy agradable y tiene un brillo muy sutil aunque en las fotos se ve algo exagerado.

El mundo de las ceras es muy amplio y sí sé que según el tipo de madera o lo que queramos conseguir hay que hacer mezclas con distintos tipos de cera ya que unas le aportan dureza a la madera y demás... pero esto es algo que aún tengo que estudiar algún día.

En fin.. después de todo esto que os he contado he llegado a la conclusión de que soy capaz de hacer un cuenco de madera pero carezco de muchos conocimientos básicos sobre ella.

También he de deciros que hoy, después de haber practicado algo con las gubias posiblemente hubiese hecho el cuenco de otra manera más artesanal aunque, también soy de los que piensan que lo importante es el resultado final y que cada uno tiene que usar las herramientas que más domine ;-)

Y ahora , sí que doy por finalizado todo este largo proceso:






























Las grietas han quedado bastante disimuladas y la superficie completamente lisa



























Os diré que he dejado pasar algún tiempo antes de publicar este trabajo y, de momento..no se a vuelto a agrietar más ;-D






























Gracias por estar ahí

Bruno ;-)