translate

miércoles, 23 de abril de 2014

Historia de un cuenco de madera (1ª parte)




Después de unos cuantos "contratiempos"...este es el resultado final de mi primer cuenco de madera.
Aquí os muestro , como siempre, un amplio paso a paso de todo el proceso. ;-)










 La ignorancia aveces nos juega malas pasadas  y en mi caso, el no saber elegir bien la madera adecuada para un trabajo como este....en fin...me dio algún que otro quebradero de cabeza pero, como dicen por ahí..no hay mal que por bien no venga y  sé que, la próxima vez tendré que estudiar bien el tema y fijarme en el grado de humedad de la madera y muchas otras cosas que aún tengo que aprender...

Todo comenzó un buen día, hace algo más de un año cuando mi vecino me regalo parte de un tronco de roble de un tamaño considerable y claro...uno se emociona y dice aquello de...!un cuenco! ;-D.

Aquí está el regalo en cuestión. Tiene mucha carcoma afortunadamente aún bastante superficial así que nada...motosierra al canto y veré qué es lo que puedo salvar..























La carcoma está básicamente en la corteza y en la parte más blanda que es lo que se denominaría la albura y se diferencia del resto o  duramen, porque suele tener un color más claro que este.























Sigo eliminando lo que está dañado y voy trazando algunas líneas simplemente como guías



























A partir de aquí usé un cepillo eléctrico...





















..y esto ya es prácticamente lo que he podido salvar. Quedan un par de pequeños agujerillos pero ahora iré a por ellos...;-D























Voy a cepillar los cantos o la zona de los anillos del árbol en esta dirección ...






















..pero aquí  corremos el riesgo de que al llegar al final con el cepillo se nos astille la madera así que, para evitarlo, rebajo  el borde final hacia dentro con un formón y así el problema estará solucionado






















Ya he rebajado los cantos y como veis no se ha astillado nada...






















..así que sigo dándole forma . Esta herramienta que veis aquí  es una lima llamada surform y las hay con distintos tamaños y formas. Os diré que a mi personalmente me gustan muchísimo.








































También utilizo escofinas para madera de diferentes grosores.






















Esta parte será la base del cuenco y, para dejarla plana y lisa la he repasado  a mano con la cuchilla de una cepilladora eléctrica ..






















...pero también se puede pasar una lija utilizando como soporte algo plano que tenga al menos el ancho de la base...





















..ya va tomando forma .






















La idea  ahora es redondearlo o, más bien , dejarlo ovalado porque a mi mujer le gustan más las formas redondeadas que las cuadradas y.....eso es un problema porque..yo soy muy cuadriculado  ;-D. Mira que lo intento pero..nada..hasta cuando hago una rocalla en el jardín me sale cuadrada y tengo que darle mil vueltas hasta conseguir curvar las líneas pero ..en fin..yo lo sigo intentando así que voy a eliminar estos ángulos tan pronunciados..




























































Ahora parece que le va gustando un poco más pero...lo quiere más bajo porque es demasiado alto así que..nada..le voy a quitar 3cm de momento y, para ello , utilizaré una sierra circular
Fijo la  base de la sierra para que el corte tenga esos 3 cm y lo que hago es hacer varios cortes . A continuación con un formón elimino la madera sobrante






















Después , con el cepillo aliso la superficie.






















Como veo que sigue quedándome la pieza muy rectangular sigo rebajándola...





















..y..otra vez a redondear...




























A partir de aqui, el principal problema que me encontré fueron las grietas...uff!...


En un principio parecía que sólo tenía una importante en la parte de arriba...


























..pero....a medida que pasaba el tiempo  y cuanto más rebajaba la madera..empezaron a salir cada vez más.























..y también había algún nudo que tendría que reparar




















Lo que tenía que averiguar ahora es cómo estaba por dentro así que comencé a vaciar el interior.
Primero, para ir abriendo camino hice unos cuantos taladros con una broca de pala como esta controlando la profundidad.
Cuando hagáis un agujero con este tipo de broca tenéis que tener en cuenta que hay que contar con el agujero que deja la punta, con lo cual, para hacer todos a la misma profundidad mediremos desde esta hacia arriba y pondremos una marca en la broca bien pintándola con un rotulador o pegándole un trozo de cinta y así nos servirá de tope de profundidad




Siguiente paso..gubia y maza. Estas gubias no son las más adecuadas para esto por su forma pero, en ese momento eran las que tenía..






















Como después de este primer vaciado vi que cada vez las grietas se abrían más...decidí rellenarlas bien con cola y dejarlo así una buena temporada para ver qué pasaba. Creo que no fue muy buena idea o, simplemente ni buena ni mala...
Lo dejé dos o tres meses y, cuando me pareció que las grietas se calmaban un poco me puse con ellas rellenándolas   con pequeñas cuñas de madera o , lo que los restauradores profesionales llaman chuletas de madera

Para hacer dichas chuletas lo que hago es cortar unas tiras muy finas ( en este caso de roble, la misma madera que la del cuenco) en forma de cuña y las afilo bien con una lijadora




Como las grietas no son rectas iré pegando trozos pequeños poco a poco.
Lo primero es limpiar bien la grieta y dejar los bordes lisos para que al pegar el nuevo trozo quede lo mejor posible. En la siguiente foto, de la cuchilla a la derecha ya he pegado 3 o 4 y también alisé los bordes para pegar el siguiente trozo





Lo siguiente es preparar la chuleta para adaptarla al hueco . Corto un pequeño trozo y lo voy adaptando raspándolo con una cuchilla. Cuando veo que encaja bien ya lo encolo pero no hay que hacer presión al encolarlo ya que, si lo introducimos con mucha fuerza, no deja de ser una cuña y podríamos abrir más la grieta, con lo cual lo haremos con cuidado.




Una vez que la cola está seca ya podemos eliminar la madera que nos sobra, bien lijándola para igualarla con el resto de la superficie o rebajándola con una gubia o un formón.



Poco a poco voy tapando todas las grietas y dejo el cuenco en reposo otra temporadita para ver cómo se porta...





Para no hacer un post demasiado largo y que tarde en cargar , esta vez haré una segunda parte que podréis ver en el siguiente enlace ;-)